Tendencias Gastronómicas

Las tendencias gastronómicas son en parte un juego de adivinación, pero también un juego de prospección fruto de aquellas tendencias que ya se han venido manifestando y que ya podemos ver a nuestro alrededor. ¿Cuánto evolucionaran? ¿Cuánto durarán? Eso sólo lo sabremos a medida que transcurra el año, pero aquí les dejamos con ocho de ellas.

  1.  Recuperación de la cocina tradicional. Fruto del momento por el que atravesamos, en que no hay lugar para excesos, se vuelve a la búsqueda de lo esencial en las cocinas de los restaurantes. Esto pasa por la recuperación y reinvención de la cocina tradicional, como ya se mostró en el congreso Saborea España, celebrado a la vez que Madrid Fusión el pasado mes de enero. Además, la recuperación de la comida tradicional, en nuestro caso, tiene como eje la dieta mediterránea, declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, e incluye tendencias que llevan incluso al renacimiento de platos de casquería.
  2. Fusión culinaria. Está de moda conocer gastronomías extranjeras, y parte de la reinvención de la cocina tradicional pasa por la fusión con cocinas como la coreana, la tailandesa o la mexicana,  pero también la peruana y la nikkei, sobre las que hay grandes expectativas.
  3. Productos de proximidad. Tanto comensales como cocineros reivindican el sabor y la autenticidad. Por ello, se mantiene la tendencia iniciada ya en 2013 que genera cada vez mayor interés por el producto de proximidad, a la par que se valoran cada vez más quesos, embutidos y productos artesanos, aceites, panes de buena calidad, etc. Esto no sólo es una tendencia marcada en negocios de restauración (en cuyas cartas muchos empiezan a indicar las Indicaciones Geográficas Protegidas de los ingredientes que usan), sino en negocios de alimentación, con tiendas especializadas en determinados productos.
  4. Cocina saludable, es lo que cada vez más exige el comensal. Si antes comida saludable podía identificarse en cierta manera con castigo, ahora es todo lo contrario, pues la evolución de las técnicas gastronómicas ha demostrado cuan sabrosa puede llegar a ser. La tendencia saludable genera un especial cuidado en la calidad, la cantidad adecuada y la reducción de grasas, con platos menos pesados y muy equilibrados.
  5. Verduras y hortalizas reivindican protagonismo. Muy ligada a la comida saludable, la tendencia es  buscar la autenticidad del sabor de las verduras por encima de su papel de acompañantes como guarnición. Y a la vez, ese sabor está ligado a la verdura como producto de proximidad. Crece el interés por frutas y verduras de temporada y de la zona (tanto en restaurantes como en el consumo del hogar), e incluso también hay mayor interés por cultivarlas uno mismo a través de huertos urbanos (en jardines, terrazas, balcones).
  6. Crece el interés por la comida callejera, pero también por la tapa y el plato para compartir. Todo parte del mismo concepto: bocados bajo las tendencias antes detalladas, bien elaborados, sabrosos y a buen precio.
  7. Alta cocina a precios asequibles y restaurantes monotemáticos. La fórmula que buscan los restaurantes de alta cocina para subsistir es abrir otros restaurantes con gran estándar de calidad y creatividad, pero a precios más asequibles, como ya ha hecho David Muñoz, chef del DiverXO, con StreetXO. A la vez, también surgen, cada vez más, restaurantes que hacen girar su carta alrededor de un producto, cocinado de mil maneras y siempre muy bien.
  8. Y en cuanto a las bebidas, la tendencia que se intuye para 2014 nos lleva a vinos con personalidad, a  un precio modesto, y que no saturen el paladar, mientras que, por otro lado, la coctelería seguirá siendo un valor en alza, con el gin-tonic como estrella.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *